“La mente, difícil de controlar, frívola, apegada a los deseos, uno hace bien en domarla. La mente bien entrenada trae la felicidad”

Dhammapada